Clínica de Cirugía Plástica Santa Fé

Aplicación de botox

La toxina botulínica tipo A, mejor conocida como Botox®, se utiliza para el tratamiento estético de las arrugas faciales debidas a la expresión y mímica de la musculatura facial. Esta toxina actúa relajando la musculatura facial deseada.

El tratamiento estético más realizado en el mundo.

La toxina botulínica tipo A, más conocida como Botox®, se utiliza para el tratamiento estético de las arrugas faciales debidas a la expresión y mímica de la musculatura facial. Es el fármaco que más ha revolucionado el mundo de la cirugía plástica estética.

Es el procedimiento estético más realizado y ha conseguido aumentar el conocimiento de la anatomía facial y la forma de trabajar de los músculos que proporcionan la expresión.

No sólo funciona para eliminar las famosas patas de gallo o las arrugas de la frente y el entrecejo, sino que podemos modificar una sonrisa que enseña demasiado los dientes o la posición de tristeza de los ángulos de la boca. También es muy utilizada en la eliminación de las bandas del cuello o en la arrugas del escote.

Otra gran aplicación de la toxina es para el tratamiento de la hipersudoración de axilas, palmas de las manos y plantas de los pies, consiguiéndose correcciones completas del problema.

En el campo de la cirugía reconstructiva es un arma de gran ayuda para el tratamiento de pacientes con asimetrías faciales, a niveles como las cejas o la sonrisa, lo que nos conecta directamente con el tratamiento adyuvante de la parálisis facial o de los espasmos musculares.

Deja un comentario